Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Entorno

 

Casa Carlota se encuentra en el municipio de Cabó, que comprende casi la totalidad del valle del mismo nombre, perfectamente delimitada por las sierras de Ares y de Prada, al norte, por la de Boumort, al oeste, y por la de San Juan, al sur.

El municipio, situado en la comarca prepirenaica del Alto Urgell, está formado por diferentes núcleos de población, siendo el más destacado, Cabó.

 

 

En él encontramos un patrimonio natural, cultural y social que sorprende gratamente a quien lo visita.

En Cabó se encuentran diversos monumentos que nos recuerdan su importante papel en la época medieval, como la plaza y fuente en recuerdo a Arnaldeta de Caboet.

El linaje de los Caboet fue uno de los más importantes de esta zona entre los siglos X y XII. Entre sus posesiones se encontraban los Valles de Andorra. Arnaldeta, el último miembro de la casa Caboet, se casó con el vizconde Arnau de Castellbó. Tuvieron una hija, Ermessenda, que llevó el patrimonio de Caboet y Castellbó al Condado de Foix por su casamiento con Roger Bernat II. El Condado de Foix, portador de los derechos sobre Andorra, se unió al linaje de los reyes de Navarra, y cuando los descendientes del reino navarrés heredaron el trono francés, el rey de Francia se conviertió en copríncipe de Andorra. Estos hechos comportan que el presidente de la República Francesa sea uno de los jefes d'estado del Principado.

 

 

 

Su antigua iglesia, Sant Serni, forma parte de la ruta románica del Alto Urgell, y destaca por su singularidad y por las vistas del valle que permiten su emplazamiento. 

 

 

 

En la iglesia de Sant Serni se encuentra, además, un facsímil de uno de los documentos más antiguos escritos en lengua catalana : Els Greuges de Guitard Isarn, señor de Caboet. El manuscrito data entre los años 1080-1095.

 

 

 

En Cabó se celebran fiestas populares que evocan a tiempos pasados, como es el caso de la fiesta de la sega y del batre, en el que se emulan las técnicas de agricultura más tradicionales.

 

 

 

Pero Cabó aún nos puede llevar más atrás en el tiempo, concretamente a la prehistoria, a través de los dólmenes que encontramos en diferentes puntos de su territorio y que dan lugar a la conocida ruta de los dólmenes.

 

 

 

El entorno natural de este valle es idóneo para practicar deportes al aire libre como el senderismo y la BTT. Todos los años la Asociación de amigos de la Vall de Cabó organizan excursiones para descubrir y recuperar antiguos caminos.